Comparaciones discretas.
Ahora que la Liga de fútbol se ha acabado con la ajustada victoria azulgrana, me vienen a la cabeza un par de datos que muestran algunas diferencias entre los dos principales clubes competidores.
Una investigación de acierto.com sobre los seguros de automóviles de los jugadores estrella de los dos clubes, estima que los tres delanteros del R. Madrid pagan en seguros unos 260.000 euros anuales, mientras que los tres delanteros azulgranas pagan mucho menos, unos 80.000 euros por sus vehículos. La explicación es que los vehículos propiedad de Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale tienen un valor aproximado de 15 millones de euros, mientras que los vehículos de Messi, Luis Suárez y Neymar rondarían unos 5 millones de euros de valor conjunto. Es conocida la afición de Cristiano y Benzema por los coches de lujo, el primero en té unos 25, mientras que el delantero francés en tiene unos 15, entre ellos un Bugatti Veyron, los Ferrari 458 Spider, 599 GTO y F12 Berlinetta, Lamborghini Aventador, varios Mercedes (entre ellos un McLaren SLR) y un Rolls Royce Phantom. Cristiano prefiere modelos como un Bugatti Veyron, un Koenigsegg CCX, un McLaren MP4-12C y varios Ferrari, Mercedes, Porsche, Rolls Royce y Audi.
Las diferencias de coste en los seguros de los unos respecto de otros no sólo viene determinada por la acumulación de vehículos que tienen los madridistas, muy superior a los azulgrana, bastante más discretos, sino que también influye los perfiles como conductores, pues dice Acierto. como que los madridistas Ronaldo y Benzema resultan perjudicados por sus historiales de accidentes e infracciones.
La relación entre Hacienda y los clubes da lugar a otra comparativa curiosa. Todos hemos visto cómo, en plena competición de Liga, se ha publicado la discrepancia de Hacienda con Messi, con Neymar, y con directivos azulgrana como Bartolomé y Rosell, que han aparecido repetidamente en tertulias y periódicos, y además han tenido que desfilar incluso por la Audiencia Nacional. Nada de discreción. Por otra parte, de forma muy discreta esta semana se ha sabido que José Mourinho ha tenido que regularizar dos millones de euros con Hacienda, por ingresos no suficientemente bien declarados de sus derechos de imagen en su etapa de entrenador del R . Madrid. Cuando el tema se ha publicado, el exmadridista ya lo ha pagado todo, la deuda tributaria destapado, los intereses y la multa, dos millones en total. En un caso ha habido bastante publicidad y en el otro caso superdiscreció.